Valoración de la Fuente

No se cita autor alguno, sin embargo la revista The economis cuenta con un alto prestigio por sus prudentes publicaciones y sus contenidos, es por eso que considero confiable la información, ya en el desarrollo sabré si es interesante.

¿Cómo se presenta la información?

Se presenta a través de inferencias evaluando la situación desigualmente económica de las personas en USA y proponiendo soluciones.

Lenguaje

Totalmente subjetivo, pues se basa en opiniones del autor y hace evidente su desacuerdo con el sistema.

Tono

Tiene un tono entre neutral con cierta inconformidad hacia la desigualdad económica.

Propósito

Compartir con los lectores su punto de vista sobre la desigualdad económica que existe entre las personas de más alto nivel con las que viven en pobreza, y la diferencia de oportunidades para unos y otros.

Objetivo

Resaltar las políticas equivocadas que maneja el gobierno en donde siempre los mas ricos son los que primero se benefician

Tema

Las personas más ricas se han levantado más rápido de la crisis que los pobres por que cuentan con mas oportunidades.

Hipótesis

No se trata de bajar a los que están en la sima, sino de empujar a los que están abajo hacia arriba.

Desarrollo de la Hipótesis

Las políticas aplicadas en USA fueron erróneas, pues motivaron a los que menos ingresos tenían a consumir y obtener créditos creyendo que así se activaría el mercado, pero resulto en una catástrofe crediticia donde nadie pudo pagar.

Elementos Tendenciosos

Se basa en varios estudios pero no cita fuentes reales, además en las conclusiones que propone también existen barreras y afectarían a otros sectores de la población.

Conclusión

Me pareció un tema interesante y en resumen del tema podría rescatar una frase que cita de Tony Blair que decía que su partido laboral se sentía “intensamente relajado” con los millones que ganaba David Beckham siempre y cuando se lograra disminuir la pobreza infantil.

Y eso es verdad, no debemos enfocarnos en empobrecer a los ricos, sino en enriquecer a los pobres.

http://www.economist.com/node/17959590