Sin lugar a dudas 2.008 ha sido un año muy complicado para la inflación en Colimbia por los choques de demanda que se causaron en lo corrido del año:

1. Aumento en el precio de los alimentos: causado por el aumento de la demanda mundial y la escasez interna de arroz y papa principalmente.

2. Aumento de los precios de petróleo: causado por un desequilibrio de especulación del mercado por la pérdida de fuerza del dólar, y una limitación de oferta ante el aumento de demanda.

3. Revaluación del Peso: causada por la debilidad del dólar y el atractivo de inversión en el mercado local.

4. Paro Camionero de julio: los camioneros pararon por una fuerte discusión con el gobierno central, causando desabastecimiento en algunas regiones.

Lo que causó una serie de efectos esperados y otros no calculados por muchos:

1. A una mayor revaluación, menos remesas entraron a la clase media.

2. Los precios de los importados no pudieron transferir los beneficios a todos los productos, por un fenómeno de expectativas.

3. El consumo de alimentos por fuera del hogar comenzó a volverse caro, y desembocó un retorno a la compra de alimentos en el mercado.

4. El UVR comenzó a subir y a desplazar consumo dentro de los hogares.

5. El precio de las motos y el aumento en el precio de la gasolina, aumentó la demanda por gasolina, y subieron los precios del transporte público.

6. La guerra de precios de celulares, televisión por suscripción e internet, bajaron sus precios empaquetando servicios muy eficientes.

7. El sector de moda, al recibir un flujo enorme de importaciones de Asia, siguió con su estrategia de precios estables.

8. Los precios de los servicios públicos no fueron controlados por el gobierno.

9. El mercado se dio cuenta que el gobierno no cumplirá las metas de inflación.

10. Finalmente, la aplicación de la famosa PILA causó una expectativa negativa en el mercado.

Esto ha llevado a que la población deba asignar mucho más gasto en alimentos y que de por terminada la migración de electrodomésticos de línea marrón a línea gris y que se esté preocupando por el tema hipotecario.